Teleproyecto
Arquitectura Audiovisual

“Yo creo que lo importante no soy yo, sino mis obras”.

(MC)

La valoración del jurado ha opinado: El Hospital Dr. Alejandro Gutiérrez es un buen ejemplo y será el primero de una serie. La planta, clásica, diferenciando las áreas de acceso, áreas a servir y el sector de servicios al final es un tópico y por lo general cuando se tiene una buena planta se tiene un buen edificio. Y para más tiene un entrepiso que lo hará más eficiente y flexible a la hora de que sufra modificaciones. Asume las formas de la arquitectura que lo enriquecen como edificio y lo distinguen. Un hospital debe ser algo más que una máquina de asistencia, debe atribuirse como edificio un valor simbólico para que la ciudad en la que está lo reconozca y lo aprecie. Y este proyecto cumple holgadamente con esos requisitos.

El Hospital Dr. Gutiérrez de Venado Tuerto, recibió la distinción en la Categoría A: Obras construidas en el país, en la XVII edición del Premio SCA CPAU de Arquitectura Argentina 2018. El Equipo de Proyecto, además del Arq. Corea estuvo integrado por los coautores Arq Silvana Codina y Arq. Francisco Quijano y otros colaboradores. La ceremonia se realizó en el CCK, organizada conjuntamente por la SCA Sociedad Central de Arquitectos y  el  CPAU Consejo Profesional de  Arquitectura y  Urbanismo y desde 1989 tiene como principal objetivo destacar el valor de la arquitectura y el urbanismo argentino por su aporte al Patrimonio Cultural de la Nación y establecer una conexión entre la disciplina y el público en general, además de valorizar el rol del arquitecto en la sociedad. A propósito del premio, Mario reflexiona:_“Son muy importantes porque me inspiran para seguir avanzando, y al mismo tiempo digo que nunca tengo en mente un premio como meta, ni siquiera en los concursos. Trabajo pensando en la arquitectura no en el reconocimiento, pero es cierto que los premios te renuevan la fuerza para seguir intentando hacer la mejor arquitectura”.

 


El “sistema tipológico proyectual” impulsado por el Arq. Corea es la estrategia implementada para el diseño de los hospitales, centros de salud y escuelas. A diferencia de modelos como prototipos, el sistema de diseño tipológico se basa en el desarrollo de un proyecto arquitectónico que se puede adaptar a diferentes escalas, territorios y grupos de usuarios, generando el concepto del “hospital evolutivo”, que consiste en un solo módulo repetido, que se puede adaptar, que puede crecer. Los espacios interiores están organizados en torno a una serie de patios, que proporcionan luz natural y ventilación. El lenguaje de las fachadas también es sistemático y modular permitiendo que las modificaciones interiores no las alteren. El hospital responde a los nuevos conceptos emergentes en la atención sanitaria contemporánea, como la sustentabilidad, el impacto ambiental y el uso inteligente de los recursos naturales y económicos. El Arq. Corea agrega:_"Un punto importante es que la obra debe perdurar. Pero no sólo durar físicamente sino ser capaz de aceptar la transformación paulatina y constante, que toda sociedad en su avance requiere a sus edificios".​

Dos obras ejecutadas en la provincia santafesina por la Unidad de Proyectos Especiales, liderada por Corea, acaban de ser distinguidas. Aquellos croquis y maquetas que desbordaban la oficina, donde un grupo de jóvenes profesionales  de arquitectos e ingenieros, se identificaban con la recuperación del espacio público y los objetivos  de solidaridad y participación, fueron convirtiéndose en una gran variedad de obras que abarcan toda la geografía provincial, especialmente en las áreas de salud y educación. Dice Mario:_“El tema de la obra pública para mi es fundamental, es el 85% de mi trabajo aquí y allá. Aquí el 100% y en Europa, donde resido, por lo menos el 95% de mi obra es obra pública, con lo cual casi no tengo otra experiencia que trabajar para el Estado”.



Arq. Mario Corea
Con el corazón aquí y allá, entre el río y el mediterráneo


 


Todo este proceso creativo fue seguido muy de cerca por Teleproyecto/Arquitectura Audiovisual, que registró con sus cámaras “la cocina” proyectual, entrevistando a sus integrantes y compartiendo extensas y entusiastas jornadas entre planos y mates. “El edificio de obra pública, en tanto es un edificio que paga la sociedad y que sirve a la sociedad, debe tener dos condiciones fundamentales: una es ser un edificio de calidad constructiva, y otra, de calidad arquitectónica” agrega categórico el Arq. Corea.

Recordamos que en la BIA-AR 2016 “Procesos”, la Red de Salud de la Provincia de Santa Fe fue Distinguida en Prácticas Públicas en el Área: Políticas de oficio, tradición e innovación. La concreción de obras ha requerido una justa combinación de experiencia técnica en arquitectura, ingenierías y sistemas constructivos, explorando nuevos horizontes desde el inicio del proceso proyectual para alcanzar una arquitectura equilibrada y honesta. Al respecto Mario Corea expresó:­_“En todos los proyectos, comienzo planteando la relación entre la arquitectura y el lugar: analizando el contexto urbano y la realidad socioeconómica y cultural. Si leo bien el lugar, seguro que encuentro el proyecto correcto. Una arquitectura organizada en planta, construida en alzado y cualificada a partir de la luz”.

 .

Y actualmente, lo tenemos construyendo aquí. Y allá también claro…y su obra con gran sensibilidad racionalista sigue destacándose, tiene un estilo propio. Pero a todos los reconocimientos que ha recibido por sus obras en diferentes lugares de Europa y Sudamérica hay que sumarle otra de sus pasiones, su intensa actividad académica que sigue ejerciendo y comenzó cuando cursaba las últimas materias de la carrera. Un ejemplo es el LA(H)B Laboratorio Arquitectura Hospitalaria Barcelona, bajo su dirección académica y la de Diane Gray como directora ejecutiva. El máster es principalmente proyectual apoyado por clases teóricas y visitas a hospitales de referencia y centros de salud construidos en Cataluña en los últimos 30 años.

 













 

mariocorea.com



 


 



 .

La estructura circulatoria se planteó en base a circulaciones horizontales que no se cruzan nunca y que recorren sin interrupción todo el edificio, una pública para pacientes ambulatorios y visitas y otra médica, restringida a pacientes ingresados y personal sanitario. El equipo se enfrentó a un gran desafío con respecto a la cimentación, ya que los terrenos, próximos al río, no eran firmes. Optaron por una estructura de losas colgadas de un gran entramado de vigas en la azotea que está soportada por solo cuatro grandes columnas, fundadas a través de un conjunto de 12 pilotes por columna que llegan a una profundidad de 35 metros. Debido a que el edificio está colgado de la grilla de hormigón superior permite la creación de una plaza cubierta de ingreso sin ninguna columna, lo que genera plantas super flexibles. El edificio flota sobre este espacio público. 

 .

El otro reconocimiento fue para el CEMAFE Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias en la ciudad de Santa Fe otorgado por ARQ FADEA 2018 con el 1er Premio Escala Mayor en la Categoría de Obra Pública. El Equipo de Proyecto estuvo formado por Corea, Codina, Quijano y Bruno Reinheimer, y el centro lleva el nombre "Héroes de Malvinas", se puede decir que es una obra bisagra entre el viejo y el nuevo sistema de salud. Está ubicado en un lugar estratégico, es una de las zonas con mejor conectividad del sistema de transporte público de la ciudad, en la zona portuaria y a escasos metros  del microcentro  santafesino. Cuesta  reconocer aquel lugar degradado, cuando Teleproyecto/Arquitectura Audiovisual acompañado por la Arq. Codina recorrió el futuro emplazamiento del CEMAFE, que hoy da una respuesta contemporánea, tanto a la atención ambulatoria de alta complejidad como al planteo arquitectónico, urbanístico y constructivo.

Con sus jóvenes 22 años, emigró a los EEUU, iniciándose en la profesión. Quería ver de cerca la obra de Frank Lloyd Wright. Al poco tiempo conoció a Josep Lluis Sert, una figura importante en su vida y en su profesión. Cambridge, Boston allá quedaron y Corea regresó a su terruño, allá por el año 68. Pero pronto volvió a partir, obtuvo una beca del British Council y la movida londinense era muy tentadora, todo pasaba ahí. Pero dicen…que la tierra tira y el río marrón hizo lo suyo…y nos lo devolvió. Se vinieron tiempos difíciles, duros, trágicos. Y siendo profesor de la  Escuela de Arquitectura de la Universidad Nacional del Litoral, en Rosario, la misma donde él se había graduado en 1962 y  también arquitecto en la oficina metropolitana de planeamiento, Mario tuvo que irse, mejor dicho autoexiliarse, como no podía ser de otra manera para aquellos que se definían de “izquierda”. Y se fue a España…a Barcelona.

 



 .