El Memorial de la Abolición de la Esclavitud en la ciudad de Nantes/Francia, realizado por el argentino Julián Bonder junto al artista Krzysztof Wodiczko, es un buen ejemplo y a partir de la entrevista que le realizara Francisco Fasano, director de Teleproyecto, es el programa N° 1234 que puede verse en este sitio.

En el Espacio para la Memoria, la propuesta de los arquitectos ganadores del concurso nacional de ideas, pretende lograr a través de una medida intervención, la refuncionalización del edificio, mediante el criterio de conservación y la puesta en valor del patrimonio existente. 

Arquitectura Desde y Para La Memoria

Proyectar para recordar

Se podría clasificar a las obras en dos categorías: a las nuevas, construidas con el propósito de recordar y albergar la historia, independientes de su magnitud en “arquitectura para la memoria”, para reparar las heridas de sus pueblos sean políticas, raciales, religiosas y la “arquitectura desde la memoria”, que son esas obras en las que se ha recuperado un espacio de dolor, de sufrimiento, que encuentra su primer desafío en hacer reaparecer esos sitios, en denunciar los ocultos y abrir otros. Incorporarlos al tejido urbano contemporáneo, proyectarlo en el tiempo y que llegue a futuras generaciones como es el ejemplo paradigmático de la ex Esma (Escuela de Mecánica de la Armada). 

También en el medio del predio y en diagonal a la ex Plaza de Armas se encuentra la Casa de la Militancia-H.I.J.O.S. Un edificio con una potente estructura original de hormigón compuesta de una gran nave central de doble altura y a ambos lados dos tiras de oficinas y galerías. El estudio PAAAR de Mar del Plata, integrado por los Arqs. Leonardo Jáuregui-Leandro Zapata y Marcos Calvari más el estudio IOR Arq. José Itxassa y Orellano Richetti fueron los ganadores del concurso nacional y el proyecto que entendieron para la casa debía dirigirse hacia una arquitectura poéticamente contradictoria, viva y que arma ramas.

El Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado fue diseñado como un corte, una herida abierta en una colina de césped despojada de cualquier otro elemento. La intervención paisajística y el trazado recrean, por una parte, el esfuerzo necesario para la construcción de una sociedad más justa y, por otra, la herida causada por la violencia ejercida por el Estado. La elección del lugar para su emplazamiento también guarda un profundo significado en consonancia con los hechos que se busca rememorar, como el arrojar personas al río. El diseño respeta el medio ambiente y las intervenciones buscan un equilibrio entre el paisaje natural y la presencia de la ciudad con sus infraestructuras y usos recreativos

Quizá el desafío mayor está en el campo de la representación, al enfrentar la ética con la estética. En Buenos Aires hay un memorial que cumple con estos retos, se trata del Parque de la Memoria cuyo diseño arquitectónico y paisajístico surgió del Concurso Nacional de Ideas impulsado por la FADU/UBA  del que resultó ganadora la propuesta de Baudizzone-Lestard-Varas y Becker-Ferrari. 

Teleproyecto
Arquitectura Audiovisual

En el caso de Latinoamérica, y en particular en la Argentina, los móviles que llevaron a la violación de los DDHH cuando ya habían sido declarados, fueron políticos y se materializaron bajo dictaduras militares. Entender las distintas dimensiones de la memoria es esencial para poder hablar de la arquitectura de la misma. La relación entre el hombre y el lugar no es accidental, de ahí la importancia del rol del arquitecto, al transformar un sitio en un lugar vivido y habitado. Por eso la Arquitectura, concebida como algo tangible, construido, forma parte de los procesos de reparación. 

Como conclusión, queda claro que la arquitectura para y desde la memoria, presenta diversas formas de relacionarse con el espacio público para dar a conocer hechos trágicos pasados y que invitan a recordarlos y una manera de que trasciendan es a través de la arquitectura

El equipo estuvo integrado por Mariano González Moreno, Ana Paula Saccone, Sebastián Batarev y Pablo Villordo. 

Definir el rol de la memoria en la sociedad actual y como se vincula esta con la arquitectura es un interrogante que se plantea cuando se aproximan fechas que recuerdan hechos trágicos que han ocurrido en el pasado. ¿Puede esta disciplina contribuir a evocarlos y mantenerlos vivos a través del tiempo? ¿Cuáles son los factores que influyen al momento de imaginar una arquitectura de memoria? El siglo XX ha sido un siglo violento y de muchos cambios sociales, marcado por un hecho muy importante como fue la Declaración de los Derechos Humanos. Y en la arquitectura, sin duda también los hubo con la irrupción de la  Modernidad generando un punto de inflexión en su historia.