Teleproyecto
Arquitectura Audiovisual

El Pabellón Oficial Argentino estuvo organizado por la AAICI Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, en particular por el área de Industrias Creativas y Bienes Culturales. El espacio iluminado escenográficamente, fue ambientado en sus paredes con murales que representaron un paisaje de montañas con sus cielos, bosques y flores diseñado por Sofía Willemoës. Los productos exhibidos fueron de tres diseñadores: Fontenla, Área D6 y Molo. La Línea de la Arq. Claudia Faena + Fontenla presentó Panal una novedosa e innovadora colección uniendo diseño más producción, en la que juntos proponen elevar la elegancia, la calidad y el valor energético de las viviendas, además se mostró un Puff, de la serie más amplia de living y comedor. Otra elección recayó en los rosarinos de Área D6 que expusieron sus tres líneas de productos: la colección Pulqui, una serie de asientos icónicos en la que los materiales elegidos se destacan por su nobleza, hechos en madera lenga (proveniente de Tierra del Fuego) y asientos de cuero vacuno, la butaca Newer y la lámpara Teja. Los cuatro arquitectos que integran la empresa, con más de quince años en sociedad, llevan adelante, sus tareas profesionales vinculadas al diseño y a la producción de mobiliario con materiales locales y claridad constructiva. Por otro lado, Molo, desarrolladores de bancos de hierro y hormigón con sus originales creaciones, con especial énfasis en la resistencia al vandalismo y de fácil instalación, fue la única firma de mobiliario urbano representando a Argentina en la gran feria del diseño, es una alianza estratégica con Inmec, que lleva adelante la producción y el Estudio Polenta, que está a cargo de los diseños, que apuesta al mercado de los espacios públicos.

Otra de las seleccionadas en la Categoría Egresados fue la DI María Sol Giraudo, quien integra Casa Capital, en sociedad con Gastón Luna. Con una mirada puesta en las necesidades actuales, presentaron Puente Night Table, una mesa de luz con un diseño que rompe con lo tradicional, conformada por un cajón con caballete y con dos puertos USB para cargar celulares. "Estar en la feria es el primer paso que vamos dar en el camino para poder exportar nuestros productos" dice María Sol. En el espacio se exhibió la silla Aire del DI Leandro Fernández, en colaboración con Mauricio Rolles, con estética asociada al plástico y un recupero del diseño de los muebles franceses de la década de 1950, fabricada en madera con líneas modernas. Otra original propuesta fue Mesa Llana del DI Federico Guzmán Hosig fabricada con chapa y con ruedas, sirve para guardar y trasladar elementos, una mesa viajera con sorpresas incluidas.

Con corridas, escaso tiempo para la presentación, resolución de una logística compleja, finalmente todo tuvo un final feliz y la delegación universitaria fue avalada por la venezolana y talentosa Marva Griffin. Ella es algo así como el hada madrina de Milán. Es la curadora y creadora del Salón Satélite, que vendría a ser “la mascota” de todo este gran evento, su creación fue un acto de fe sustentado en el potencial de los diseñadores menores de 35, y pronto se convirtió en el lugar de encuentro por excelencia entre los exploradores del negocio del talento y los diseñadores más prometedores. La 21ª edición puso su mirada al sur y giró alrededor de un tema poderoso y fascinante: “Africa/Latinoamérica Diseño Creciente Diseño Emergente". El stand fue ideado por la Arq. Luciana Lanzone, con figuras triangulares y elementos que evocaban el Centenario de la Reforma Universitaria. “Estamos halagados y comprometidos. La UNC es la más antigua del país, fue fundada en 1613, siendo una de las primeras de América, y garantiza educación laica, libre y gratuita”, remató Patricia Hernández. El equipo de la FAUD recibió la visita del Cónsul General de Argentina en Milán, Cristian Dellepiane Rawson.

Por este predio inaugurado en 2005, obra del arquitecto romano Massimiliano Fuksas, en el suburbio de Rho, con una impactante cubierta de vidrio y acero inspirada en una vela de embarcación que cubre todo el complejo y se extiende entre ocho pabellones monumentales y de relevante flexibilidad, alineados a ambos lados, pasan más de trescientos mil profesionales, empresarios y fabricantes vinculados al sector para empaparse de nuevas tendencias y cerrar acuerdos internacionales. Los cordobeses fueron los únicos representantes argentinos en el Salón Satélite que hace años funciona como una vidriera global de novedades.

La Cátedra Equipamiento A de la FAUD Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad Nacional de Córdoba a cargo de la profesora titular Dra. Arq. Silvia Patricia Hernández y el profesor adjunto Arq. Germán Soria fue seleccionada para participar en la edición 57ª del Salón del Mueble de Milán 2018 que se realizó el pasado mes de abril. “Hace 50 años que existe la feria y es la primera vez que participa una universidad argentina. Eso da una idea de lo importante que es este logro para la facultad”, comentó la titular de la cátedra. La comitiva estuvo integrada por 22 estudiantes y 4 egresados de la FAUD-UNC, elegidos por el equipo organizador de la facultad y su decana, la Arq. Mariela Marchisio como representante de la entidad.

Asimismo, cubriendo los objetivos de estar vinculados con problemáticas existentes y actuales, se propuso el tema “mercado de culturas”, como un ejercicio de corte profesionalista, asumiendo la modalidad de Concurso de Ideas, y enmarcado en un convenio de mutua cooperación entre la Municipalidad de Mendiolaza y la FAUD-UNC. El concurso buscó definir una estrategia de intervención arquitectónica e interiorista del Salón Cultural Cacho Seguí de la Municipalidad de esa ciudad en el Departamento Colón de Córdoba, según requerimientos y necesidades funcionales presentadas por el Equipo Municipal y las ganadoras fueron Paula Agustina Ledesma, Rosario Mondejar y Brenda Vallejo con el primer premio. Romina Ortega y Eugenia Vidal obtuvieron el segundo lugar. Su premisa fue incorporar a la propuesta una continua conexión con el exterior, a partir de expansiones de diferentes actividades como un todo integrado. El tercer puesto fue para Ingrid Peralta, Fernanda Salinas y Lucas Descalzo, quienes eligieron darle al Centro Cultural una imagen institucional muy potente con colores ocre y rojizos para que se mimetizara con su entorno, mientras que en el interior se conformara un gran centro abierto y flexible. 

La Cátedra Equipamiento A trabaja en rehabilitar y optimizar los espacios mediante el diseño de los equipos y las envolventes. Así surgieron los cuatro proyectos de microarquitectura para espacios públicos seleccionados que fueron expuestos en el Salón Satélite, construcciones a escala pequeña, que contienen funciones y pueden albergar tanto al usuario permanente como al transitorio: El Rincón, un kiosco de flores y semillas que funciona como escultura mutante por Rocío Peralta, María Agostina Soliani y Camila Zeballos. Café Cortado, una caja cargada de equipamiento compuesta por cinco rodajas que se desglosan por un sistema de rieles, generando espacios intermedios, sus autores: Gabriel Orsini Calleja, Agustín Gayraud y Carolina García. Café Literario de Ana María Medina, Valentina Luna y Camila Falessi, un sistema de autogestión a disposición del usuario y el proyecto Téveo que propone vincular la naturaleza de las plantas medicinales con la tecnología de Alan Aguirre, José María Del Boca y Yanina Caffaratti


El argentino Francisco Gómez Paz se recibió de Diseñador Industrial en la UNC y partió a Milán. Hoy juega en primera, y algunas de las empresas top europeas lo eligen por su enfoque creativo y su conocimiento de la tecnología y los materiales escogidos. Regresó y desde su estudio salteño y Milán reparte sus días en la creación. Para el Salón del Mueble desarrolló una silla Eutopía, ultra liviana, y para demostrarlo realizó una prueba en las Salinas Grandes del altiplano, entre Salta y Jujuy. El experimento consistió en atar 120 globos al respaldo de la silla de apenas 1800 g, menos de 2kg, que levantó vuelo desafiando así las leyes de la gravedad. El proyecto le llevó tres años de desarrollo y rescata técnicas artesanales en conjunto con detalles tecnológicos, en síntesis, un producto rigurosamente industrial construido en forma independiente, un objeto híbrido entre la industria y la artesanía. La silla está construida en multilaminado y madera de kiri, que es tan ligera como la madera de balsa pero más resistente, libre de nudos, fácil de trabajar. El kiri o Árbol Emperatriz es originario del Asia y puede crecer en suelos infértiles y absorber diez veces más dióxido de carbono que cualquier otra planta.

El espacio albergó los productos seleccionados y obras complementarias que representaron a la UNC en el Salón Satélite: en Categoría Alumnos Victoria Díaz, con la Lámpara Yoru  que emula un origami, fabricado con acetato y broches imantados que van generando la forma y Tomás Barros, estudiante avanzado con su propuesta, la Luminaria Relativa. Se trata de una lámpara de acrílico flexible y metal que permite configurarla de acuerdo al gusto y necesidad de cada usuario. Ya en Categoría Egresados y en sintonía con la filosofía de reutilizar materiales, el DI Silvio Tinello, expuso Idea Lamp, una lámpara con base de telgopor orgánico fabricado a partir del descarte de la yerba mate y hongos, la pantalla es un cultivo de bacterias que transforma el azúcar en celulosa y luego se transforma un cuero vegano

Diseño cordobés de gala
Por primera vez una universidad argentina expone

en el Salón del Mueble en Milán