Teleproyecto
Arquitectura Audiovisual

El edificio consta de siete plantas con un programa diverso en cada piso. Este espacio multifuncional con una biblioteca y archivos de uso público, acoge exposiciones, conferencias, proyectos de investigación interdisciplinarios y le ha dado a la zona una inyección de vida y energía que marca el pulso de la vida artística de la ciudad.

También en esa localidad, el arquitecto ya había construido la Casa B2, una simple caja con unas celosías de cañas a modo de gran tapa, para dos hermanos turcos que la ocupan fines de semana o cortas visitas en verano. Un lugar a manera de refugio, lejos de la bulliciosa Estambul. Esta casa le trajo a Han muchas satisfacciones y una gran distinción como fue el Premio Agha Khan.

Lo cierto es que Tümertekin proyectó su reconversión y logró ponerla en valor transformando  este espacio en un centro de atracción cultural y comercial, que incluye una sala de conciertos, cervecería, restaurantes, cafeterías, espacios de exposición y oficinas. La vieja chimenea de la cervecería es una atracción y hasta el Hilton se ha instalado en el barrio Bomonti y lleva el nombre de la famosa cerveza.

Estambul, convivencia entre la arquitectura antigua y contemporánea

Estando en Estambul, y a partir de la entrevista realizada en su estudio al arquitecto Tümertekin por Francisco Fasano, director de Teleproyecto surgió la posibilidad de visitar Aytek, un barrio de viviendas diseñado para familias de clase media a unos 20 km de Estambul en la localidad de Kemerburgaz. El recorrido es una maravilla porque uno nunca deja de asombrarse, como dijimos al comienzo de la nota. Un gran acueducto romano aun en actividad oficia de custodio de la ciudad. Son dúplex de generosas dimensiones y los habitantes comparten espacios comunes, como deportivos y sociales, piletas de verano e invierno, y cada casa tiene su entrada independiente.

Si se piensa en esta ciudad, o se ven fotos de ella, lo más probable es que se trate de una mezquita con sus erguidos minaretes, el gran bazar, algún impreso con un Bósforo de azul intenso o una aérea desde la torre Gálata, en general, imágenes de una hermosa arquitectura bizantina y otomana. Lo cierto es, que hay otra realidad oculta con la arquitectura moderna, que pasa casi desapercibida y se ve empequeñecida en esta exótica ciudad, ante el peso de su historia y patrimonio. Estando en Estambul, Teleproyecto tomó contacto con el arquitecto Han Tümertekin y fue entrevistado por Francisco Fasano en su estudio del barrio de Kuruçeşme, que aún conserva sus tradicionales casas de madera y lujosas discotecas frecuentadas por los jóvenes.

Salt Gálata está situado en Karaköy, uno de los barrios emergentes de Estambul. El edificio original fue la sede central del Banco Otomano y está ubicado en Bankalar Caddesi que en turco significa la calle de los bancos. Pese al rígido esquema compositivo original, la intervención de Tümertekin y su estudio Mimarlar Tasarim (Diseño de los Arquitectos) adaptaron magistralmente el banco a su nueva función mediante una serie de salas diáfanas distribuidas verticalmente alrededor de este gran patio. 

Otro de sus trabajos fue el reciclaje en el terreno ocupado antiguamente por la central energética de Silahtarağa, situada en el Cuerno de Oro, fue la primera en su tipo del Imperio Otomano y proporcionaba energía a toda la ciudad desde 1914 hasta principios de los años ochenta. Históricamente fue una zona próspera con la entrada de barcos procedentes de la Ruta de la Seda y luego deteriorada por la contaminación de desechos industriales de las fábricas y astilleros. Santralistanbul puede ser fácilmente comparado con la Tate Modern en Londres, el famoso museo británico con sede en una antigua central de energía. 

Más allá de la crisis económica que afecta a Europa, Turquía no ha sucumbido al terremoto financiero continuando con su aporte de creatividad consolidando su prestigio en la arquitectura y en el arte. En esta nota hemos recorrido sólo algunos de los trabajos de este destacado profesional.

Mimar Han Tumertekin

Sin embargo, su programa es más complejo ya que incluye un Museo de Arte Contemporáneo (Arq. Emre Arolat), una biblioteca pública, un campus universitario, una residencia para artistas, cafés, áreas de recreación al aire libre, el restaurante y el aulario (Arq. Nevzat Sayim) y las naves que contenían los generadores fueron reconvertidas en el Museo de la Energía, por el tercer estudio seleccionado, a cargo de Han Tümertekin y sus colaboradores, que han capturado un momento concreto en el tiempo con sus salas de máquinas extraordinariamente bien conservadas y que son poderosamente evocativas de tiempos de antaño. Santralistanbul es una audaz reconversión que se ha llevado a cabo en Turquía en el campo de la cultura y las artes.

Caminando por Istiklal Caddesi (o Avenida de la Independencia), la columna vertebral del barrio, en el número 136, se llega a Salt Beyoğlu, un nuevo centro cultural intervenido por Tumertekin donde la fachada  se continúa con la calle y se conecta con la pequeña plaza detrás del edificio. La zona siempre ha sido un oasis cosmopolita dentro de la gran ciudad, con su idiosincrasia y su identidad propia, aun se puede tomar el tranvía histórico entre Tünel y Taksim que va por toda la calle de la Independencia y bajarse en la galería de arte y tomarse un café en la tienda. SALT es una organización cultural sin fines de lucro fundada en 2011 que propone espacios de intercambio del arte. 

La Casa SM está situada en la localidad de Büyükhusun, en el distrito de Ayvacik, provincia de Çanakkale. El pueblo ubicado a orillas del Mar Egeo, domina el paisaje desde lejos. Se trata de una vivienda de vacaciones en la cima de la colina, que le da la espalda a la carretera que bordea el lugar con una pared de piedra maciza y donde Tümertekin ha alineado cada volumen con vista al mar. La piedra cubre el techo distinguiéndose de los demás que son de terracota. Las puertas abiertas en una secuencia sincopada se acomodan en la parte delantera y en la posterior.

Han Tümertekin (1958) nació en Estambul y se graduó por el año 1982 y enseguida estudió preservación histórica, difícil para un arquitecto poder escapar en esta ciudad con semejante carga patrimonial a esta tentación. Es que si hay un lugar donde todo sucedió, es allí. Estambul fue la capital del Imperio Romano de Oriente, del Imperio Otomano y hasta 1923, capital de Turquía. Fue Bizancio y fue Constantinopla, fue ciudad imperial, reino y sultanato. Brilló, cayó y renació entre las ruinas. Gloria y miseria, victorias y derrotas, todo eso junto. La magia y la historia que sorprende a la vuelta de cada esquina. Pero ahora dejaremos este crisol cultural para conocer arquitectura turca contemporánea de la mano de este importante profesional que ha trabajado en París, enseñado en Harvard y en Lausana y en la actualidad es docente activo en la Universidad de Bilgi, en Estambul.


La ciudad de Gemlik, está en la parte asiática a orillas del mar de Mármara a unos 33 km de Bursa y a 220 de Estambul. Allí Tümertekin proyectó un edificio de cuatro pisos, con modernas oficinas administrativas y sala de reuniones para Çimtaş Ingeniería, una importante empresa que fabrica estructuras de acero pesadas. La sede  construida desde cero se sitúa en un entorno natural donde los empleados tienen hermosas vista al paisaje que lo circunda.

Además del respeto que sienten por sus icónicos edificios, los turcos ostentan debilidad por la cerveza y en especial por la Bomonti. La fábrica desde 1991 estaba abandonada producto de discusiones de cual sería su destino.